¿POR QUÉ ME RELACIONO EN PAREJA ASÍ?

EL APEGO Y LOS AFECTOS

Éste es un concepto que todavía es un gran desconocido, y lo que no todo el mundo sabe, es que tiene una gran importancia. El apego está implicado en muchos aspectos relacionados con: la forma que tenemos de relacionarnos y vincularnos con los otros, la manera que tenemos de percibir el mundo (seguro o inseguro), la forma que tenemos de manejar nuestras emociones, de afrontar los conflictos, de explorar nuestro entorno, en la configuración de nuestra personalidad…

Pues bien, podríamos decir que el apego es la conexión y vinculación que generamos los seres humanos con los otros. En la infancia con nuestros cuidadores principales, y según vamos creciendo, con el resto de figuras con las que nos relacionamos. Durante los primeros años de vida los niños principalmente necesitan 3 cosas:

  • Que les ayuden a regular sus emociones
  • Que les ayuden a explorar el mundo, animándoles en esa gran aventura, y sobretodo, estar ahí para lo que puedan necesitar, ya que la exploración no siempre es fácil, y pueden necesitar consuelo.
  • Los menores necesitan que sus padres conecten con ellos. Es decir, que sean capaces de percibir, entender y cubrir sus necesidades físicas y emocionales.

Estos son los aspectos que determinarán el desarrollo de un apego más o menos sano. A continuación, se explican las características principales de cada uno:

Apego inseguro ansioso: las personas con este tipo de apego tienen dificultades para regular sus emociones, suelen desbordarse con facilidad. Tienen muchos miedos e inseguridades, no perciben el mundo como un lugar seguro. A veces podemos encontrar dependencia emocional y dificultades en las relaciones con los otros.

Apego inseguro evitativo-distanciante: las personas que funcionan con este tipo de apego suelen conectar muy poco con sus emociones y tienen dificultades para entender y acompañar en las emociones a los otros. Les cuesta pedir ayuda y en ocasiones, se distancias de los otros para evitar situaciones de rechazo y vulnerabilidad.

Apego inseguro-desorganizado: este tipo de apego lo tienen aquellas personas que han vivido diferentes situaciones de vulnerabilidad física y/o emocional. Pueden desarrollar diferentes patologías graves como las adicciones, TCA, trastornos de la personalidad, trastornos disociativos, entre otros.

Apego seguro: las personas con este tipo de apego se sientes seguras, tanto de sí mismas como del mundo. En ocasiones tienen miedo, pero se enfrentan a él y saben manejarlo. Saben relacionarse bien consigo mismas y con los otros. Saben pedir ayuda cuando lo necesitan, resolver problemas y manejar sus emociones, entre otros muchos aspectos.

Si te identificas con alguno de los apegos inseguros, y quieres trabajar por mejorar todos aquellos aspectos que te están interfiriendo en tu día a día, te animamos a comenzar una terapia de reparación del apego, dándote la oportunidad de vivir de una forma más satisfactoria.

 

                                                                                                   María del Castillo Delgado

                                                                                   Especialista en Trauma y Apego

                                                                       Centro de Psicología AtienzaBoada

Contenido inactivo hasta la aceptación de las cookies de marketing. Para visualizar correctamente, accede a la configuración y activa la cookie específica.

solicita cita previa
AtienzaBoada Centro de Psícología

Contenido inactivo hasta la aceptación de las cookies de marketing. Para visualizar correctamente, accede a la configuración y activa la cookie específica.