Niños


Cada vez más estudios recogen que el proceso evolutivo del niño y su trayectoria vital tiene un impacto en el desarrollo de la personalidad del futuro adulto y en su capacidad de adaptación. Las expectativas de los padres ante el embarazo, estabilidad emocional de ellos durante el mismo, problemas en el desarrollo, parto o nacimiento, relación de apego con los padres, historia médica, acontecimientos relevantes en la interacción con sus contextos principales (familia, iguales, ocio…) etc. son factores a tener en cuenta en el desarrollo de las dificultades y en la ausencia o presencia de habilidades en el niño.

Nuestro equipo de profesionales aboga por una evaluación exhaustiva de la historia del menor para realizar una intervención con eficacia. Estamos especializados en las necesidades propias de la infancia y cuidamos y protegemos los derechos de los más pequeños. También recogemos el impacto de las dificultades en la dinámica familiar y facilitamos pautas concretas de gestión para el núcleo de referencia, promoviendo la coordinación entre los distintos profesionales que trabajamos con el menor (pediatra, tutor, orientador…)
Debemos tener en cuenta que, sin caer en patologizar cualquier dificultad, gracias a la gran plasticidad y capacidad de adaptación en esta etapa cuanto antes se empiece a intervenir sobre los conflictos del niño y su entorno, más aumenta la eficacia del tratamiento.

Las principales problemáticas que nos encontramos en la infancia son las siguientes:

  • Problemas de comportamiento (Ej. Dificultades en la relación con iguales, rabietas, conductas agresivas, celos, comportamiento desafiante…)
  • Trastornos del estado de ánimo (depresión infantil)
  • Trastornos de ansiedad (crisis de ansiedad, ansiedad de separación, fobias, obsesiones, manías…)
  • Miedos (a quedarse solo, a la oscuridad, ruidos…)
  • Problemas de autoestima y baja sensación de eficacia
  • Trastornos de la alimentación (anorexia, obesidad, bulimia…)
  • Problemas de sueño. (Miedos nocturnos, terrores, pesadillas, sonambulismo, incapacidad para dormir solo, despertares…)
  • Problemas en el control de esfínteres (enuresis y ecopresis)
  • Dificultades en la regulación emocional y en el control de los impulsos.
  • Trastornos de la atención e hiperactividad
  • Trastornos generalizados en el desarrollo (ej. Autismo, asperger etc.)
  • Trastornos del aprendizaje (de la lectura, el cálculo, expresión escrita…). Bajo rendimiento escolar, dificultades con los estudios, baja motivación.
  • Adicción a las nuevas tecnologías o sustancias.
solicita cita previa
AtienzaBoada Centro de Psícología